Jueves 20

waiting-834x399

Siempre vivo en deseos de hacer algo fecundo, de emular las hazañas de hombres que existieron, de hombres que ensalzaron la esencia de la vida, la belleza del cuerpo, la grandeza del alma, el valor, la nobleza, la mente y los sueños.
El tiempo que dedico al trabajo y descanso, al vértigo de vida por el que me deslizo, mantiene mi existencia centrada en los sentidos.
Y sigo suspirando, y sin testigos busco realizar mi deseo de un inmortal destino.

Sus muchos pecados han quedado perdonados, porque ha amado mucho
Lc 7, 36-50

En Zaragoza: III Seminario sobre Libertad de expresión y prevención de la violencia y discriminación por razón de religión


26 y 27 de septiembre de 2018
III Seminario sobre Libertad de expresión y prevención de la violencia y discriminación por razón de religión
Universidad de Zaragoza – Facultad de Derecho
Aula Magna y Sala de Juntas
C/ Pedro Cerbuna, 12

Diptico e inscripciones en:

http://laboratoriogestiondiversidad.unizar.es/documents/Dipticoseminario26y27septiembre2018_004.pdf

Martes 18

1_eHfcNhUj_TwELgr0fRdVSA@2x

Para hoy dame Señor,
entusiasmo para actuar en cada momento del día
con una entrega total.

Para hoy dame, Señor,
paciencia y fortaleza para aceptar los detalles
que tú me vas a mandar.

Para hoy dame, Señor,
capacidad para amar cuanto cruce mi camino,
captando todo lo bello que me das.

Para hoy dame, Señor,
el don de aceptar a las personas como son
y disfrutar mi vida como es hoy.

Para hoy dame, Señor,
tiempo para rezar, para llenarme de tu amor,
olvidarme de mis penas
y entregarme al servicio de los demás.

Ana María Rabatté y Cervi, 1933-2010

¡Muchacho, a ti te digo, levántate!
Lc 7, 11-17

Domingo XXIV del Tiempo Ordinario

Mt__16,_13-23_b

Tú eres el Mesías. El Hijo del hombre tiene que padecer mucho
Mc 8, 27-35

Cualquier día, en cualquier momento, a tiempo o a destiempo, sin previo aviso,
lanzas tu pregunta: Y tú, ¿quién dices que soy yo?

Y yo me quedo a medio camino entre lo correcto y lo que siento, porque no me atrevo a correr riesgos cuando Tú me preguntas así.

Nuevamente me equivoco, y me impones silencio para que escuche tu latir y siga tu camino. Y al poco, vuelves a la carga: Y tú, ¿quién dices que soy yo?

Enséñame como Tú sabes.
Llévame a tu ritmo por los caminos del Padre y por esas sendas marginales que tanto te atraen.

Corrígeme, cánsame y vuelve a explicarme tus proyectos y quereres, y quién eres.

Cuando en tu vida toda encuentre el sentido para los trozos de mi vida rota; cuando en tu sufrimiento y en tu cruz descubra el valor de todas las cruces; cuando haga de tu causa mi causa; cuando ya no busque salvarme, sino perderme en tus quereres…
Entonces, Jesús, vuelve a preguntarme: Y tú, ¿quién dices que soy yo?

Feliz domingo

XXIV Domingo del Tiempo Ordinario

hqdefault

Tú eres el Mesías. El Hijo del hombre tiene que padecer mucho
Mc 8, 27-35

Ser cristiano no es cuestión de pegar un grito en un momento determinado, decir “Sí, yo quiero seguir a Jesús”, y luego olvidarse de lo dicho y seguir como si nada hubiese cambiado en nuestra vida. Ser cristiano significa comportarse como tal no sólo los domingos sino también los días de entre semana. No vaya a ser que se nos presente el apóstol Santiago y nos pregunte: ¿De qué le sirve a uno decir que tiene fe, si no lo demuestra con obras? Se puede decir más alto pero no más claro. Además, sabemos que es verdad. La fe se demuestra en las obras, en la forma de relacionarnos con nuestros hermanos y hermanas, en nuestra capacidad para compartir la vida y lo que tenemos, en nuestra capacidad de amar sin medida y perdonar con generosidad. Decidirnos por Jesús no sólo es confesar como Pedro en Cesarea que es el “Mesías”. Decidirnos por Jesús es vivir las consecuencias cada día de nuestra vida.

Feliz domingo