3 de diciembre…

dsfgsdrh2154548_2015123080400
Francisco de Jaso y Azpilicueta, 1506-1552

Cuando veo las necesidades presentes y la carga que llevo sobre mí, a veces me olvido de mí para socorrer al prójimo; pero la mayor parte de las veces resulto gravemente herido. Así pues, tengo por certero que es muy seguro recogerme de vez en cuando en oración, a ejemplo de Nuestro Señor Jesucristo.
(27 de enero 1552 – DI II, 307)