Tres pequeñas historias para sonreír

aa
Primera:
La maestra Debbie Moon estaba estudiando con su grupo de primer grado la pintura de una familia.
En la pintura había un niño que tenía el cabello de color diferente al del resto de los miembros de la familia.
Uno de los niños del grupo sugirió que el niño de la pintura era adoptado. Entonces, una niña del grupo le dijo:
“Yo sé todo de adopciones porque yo soy adoptada”.
“¿Qué significa ser adoptado?” preguntó otro niño.
“Significa“ – dijo la niña –
“que tú creces en el corazón de tu mamá en lugar de crecer en su vientre”.

Sigue leyendo

En el monasterio.

ventana

Marta me pediste una postal desde mi retiro, pero correos está un tanto lejos del monasterio y aquí no tienen. Pero me prometí poder escribirte unas líneas. Fui a la librería de al lado de casa y compré uno de esos diarios con tela y flores secas, por si me apetecía escribir algo. Así que ya ves, estoy escribiéndote estas líneas a última hora de la noche. Quiero que compartas conmigo al leer estas líneas, lo feliz que me he sentido aquí entre estos muros, en medio de tanta sencillez. He pensado mucho en ti. Sigue leyendo