15 de agosto…

06dormi1

“No cabe duda de que la Virgen María está en el cielo. Cómo ocurrió no lo sabemos. Y, ya que el Espíritu Santo no nos ha dicho nada acerca de esto, no lo podemos hacer artículo de fe…Es suficiente saber que ella vive en Cristo.”

Martín Lutero, 1483-1546

El Poderoso ha hecho obras grandes por mí: enaltece a los humildes
Lc 1, 39-56

31 de mayo: María visita a Isabel

2d006-visitacion_jpg3
¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?
Lc 1, 39-56

María sale de su casa y emprende un viaje, metáfora de todos los viajes del alma y de la vida misma. Contemplemos la libertad de María. Tiene libertad para no aferrarse a su éxtasis contemplativo de Nazaret y marchar deprisa a Ain-Karem para ayudar y servir. En su viaje lleva consigo a Jesús en su corazón y en su seno. Orígenes designó este andar, grávida de Dios por los caminos del mundo, como imagen suprema de todo creyente: “Portare Verbum” (In Exodium 10,3). Es la misión de todo bautizado: Llevar a Aquel que nos lleva a la humanidad entera, siendo uno con Él. María, con su hijo en el seno, es al mismo tiempo una y también dos. Dos vidas distintas y al mismo tiempo inseparables. Unidad y distinción. “Quiero ser uno contigo” es la fórmula de extrema sobriedad y sugerencia con la que algunos monjes se entregan a Dios. Es también nuestro anhelo. En su última expresión, vida cristiana es ser una sola cosa con Él.

 

María y la confianza en el Señor

gerbera-1250287_1920En la Biblia se mencionan cinco Marías. La María de la cual ahora quiero escribir, fue descendiente del rey David e hija de Eli. El evangelio de Lucas, nos menciona que fue el ángel Gabriel quién le anunció que iba a concebir un hijo, al que debería de ponerle el nombre de Jesús. En Mateo, agrega, que esto se hizo para cumplir el oráculo del Señor por medio de su profeta: Ved que la virgen concebirá y dará a luz a un hijo, a quien pondrán de nombre Enmanuel, que significa, Dios con nosotros.

Ella estaba prometida con José también de la tribu de Judá como ella y descendiente del rey David. Aún no se habían unido en matrimonio, pero según la costumbre de entonces, estaban comprometidos para formalizar más adelante su relación.Por lo tanto una joven a la que un ángel le anuncia que iba a tener un hijo sin haber conocido varón, la debió de conmocionar, tuvo que sentirse perpleja, ella misma comentaría que como podría ser eso si no había tenido coito con ningún varón, ella le comenta, soy actualmente virgen. Sigue leyendo