Pentecostés

pentecostes1
… un ruido fuerte semejante al de una fuerte ráfaga de viento
penetró en la casa donde se encontraban.
Hch 2, 1-11

Espíritu Santo, tú eres divino y sin ti yo no podría creer.
Espíritu Santo, tú eres mi Consolador y sin ti yo no podría resistir el dolor.
Tú eres mi Auxilio y sin ti yo no podría hacer nada.
Tú eres el Paráclito y sin ti yo viviría en soledad y fragilidad.
Tú eres el Soplo de Dios y sin ti no tendría aire divino para respirar.

Feliz domingo de Pentecostés

DOMINGO DE PENTECOSTÉS

pentecostes (2)
El Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad plena.
Jn 15, 26-27; 16, 12-15

El Espíritu hace que los creyentes salgan al mundo, entren en diálogo y lleven a todos la buena nueva de la salvación. El Espíritu actúa en todos los miembros de la comunidad, les hace confesar sin miedo su fe. El Espíritu promueve diversos carismas (servicios, funciones) dentro de la comunidad pero, al mismo tiempo, les hace ser una sola comunidad al servicio de una única misión: llevar la paz al mundo, anunciar la buena nueva, predicar el perdón y la reconciliación. Hoy celebramos que el Espíritu sigue llegando a los corazones de todos los cristianos, que nos hace una sola familia con una misión: seguir anunciando en el mundo de hoy la buena nueva del Evangelio. Hoy sentimos de nuevo en nosotros la llama y el viento del Espíritu que nos libera y nos envía. Porque en el mundo muchos siguen esperando el anuncio de que Dios les ama como hijos.

Feliz domingo de Pentecostés

 

Domingo 20: Pentecostés

pentecost-1024x492

Danos, Señor, tu Espíritu para guiarnos, para revisar desde él nuestras convicciones, nuestros modelos, nuestros gestos y actitudes, nuestras metas y proyectos.
Ayúdanos a discernir, a caminar según el Espíritu, para aprender a cambiar.
Aclara nuestra mirada, que está confundida.
Vemos borroso y a veces equivocado.
Pasas ante nosotros y no te conocemos.
Está cerca tu Reino y no nos damos cuenta.
La vida brota, nueva, escondida en las semillas de la justicia, la solidaridad, la libertad, la paz.
Pedimos signos sin entender que los tenemos a todos lados.
Solo hay que mirar con tus ojos para aprender a cambiar.

Feliz domingo de Pentecostés

Domingo de Pentecostés

Pentecostes (1)
“Cuando venga el Espíritu de la verdad, él os irá guiando hasta la verdad plena.”
(Jn 15, 26-27;16, 12-15)

Comenzamos este escrito con una pregunta. ¿Qué imagen de Dios tenemos? Porque es muy distinto relacionarnos con un Dios individual que con un Dios trinitario que habla de relación, de diversidad, de entrelazamiento, de no poder existir el Padre sin el Hijo y sin el Espíritu y viceversa. Son relaciones basadas en la libertad del amar.

Comienza este texto diciendo “cuando venga el espíritu de la verdad…” La palabra verdad tenemos que cambiarla por plenitud. La verdad es una categoría mental, que lleva a una categoría humana, donde cada uno vive según su verdad. La verdad a la que se refiere el texto es la plenitud, la completud.

Jesús envía el espíritu de la verdad cuando su presencia humana ya no está físicamente con nosotros y análogamente percibimos el espíritu de quienes queremos, su presencia de infinitud cuando ya no están físicamente con nostr@s.

Jesús envía el Espíritu que procede del Padre. La danza divina de la comunión, el entrelazamiento de lo que son. Metafóricamente el Misterio se asemeja a una infinita red constituida por su misma interrelación. El espíritu es el otro brazo del Padre, según la expresión de San Ireneo. Es importante caer en la cuenta de que Cristo significa el Ungido: “Aquél que ha recibido el Espíritu”.

“El Espíritu dará testimonio sobre mí, vosotros seréis mis testigos, porque habéis estado conmigo desde el principio”.

La palabra testimonio viene del griego mártir («μάρτυρας», «testigo»). Que hace referencia a quien da fe de algo debido a que lo ha vivido o presenciado. Unificación de los polos divino y humano. Dos testimonios, el Espíritu, presencia divina y viva de Jesús y los discípulos manifestación real de la vida vivida junto al maestro.

“Tendría que deciros muchas más cosas…” El espíritu nos introduce en una nueva manera de vivir, la de comprender. Sin el espíritu no podemos pasar del entendimiento a la “comprensión”.

“Él no hablará por su cuenta” porque vive en una relacionalidad que expresa la comunión profunda que transparenta la esencia que los une. No existen relaciones lineales ni jerárquicas sino de profundidad.

El Espíritu Santo es la fuerza vital divina que hace todo el espacio más transparente. El Espiritu transformador, surge de la libertad y creatividad ilimitadas.

“Y os anunciará las cosas venideras”. Nos impulsa el pasado, pero nos atrae el futuro, que nos invita a movernos hacía delante, y aquí descubrimos que nuestra inquietud interior es divina, fruto del Espíritu que sopla como quiere y donde quiere y que nunca dejará de asombrarnos y sorprendernos. El Espíritu fuerza viva que abre caminos de novedad y Vida.

ORACIÓN

Espíritu Santo, descúbrenos la verdadera comunión, la danza ininterrumpida y flexible que es esencia de interrelacionalidad, profundidad y plenitud.

Fuente: Monjas Trinitarias del monasterio de Suesa

Solemnidad de Pentecostés

4ieme-dimanche-paques.jpg
Manarán ríos de agua viva.
Jn 7, 37-39

Ven Espíritu creador;
visita las almas de tus fieles.
Llena de la divina gracia los corazones
que Tú mismo has creado.

Tú eres nuestro consuelo,
don de Dios altísimo,
fuente viva, fuego, caridad
y espiritual unción.

Tú derramas sobre nosotros los siete dones;
Tú el dedo de la mano de Dios,
Tú el prometido del Padre,
pones en nuestros labios los tesoros de tu palabra.

Enciende con tu luz nuestros sentidos,
infunde tu amor en nuestros corazones
y con tu perpetuo auxilio,
fortalece nuestra frágil carne.

Aleja de nosotros al enemigo,
danos pronto tu paz,
siendo Tú mismo nuestro guía
evitaremos todo lo que es nocivo.

Por Ti conozcamos al Padre
y también al Hijo y que en Ti,
que eres el Espíritu de ambos,
creamos en todo tiempo.

Gloria a Dios Padre
y al Hijo que resucitó de entre los muertos,
y al Espíritu Consolador, por los siglos de los siglos.

Amén.

Veni Creator Spiritus es un himno cristiano en latín que invoca al Espíritu Santo. El texto procede del siglo IX y se suele atribuir al monje benedictino Rabano Mauro.

Feliz domingo de Pentecostés

Sábado VII de Pascua

RoyLindmanTempleMenorah_003
… anunciaba el Reino de Dios
y enseñaba lo que se refiere al Señor Jesucristo con firmeza.
Hch 28, 16-20.30-31

María, a la espera del Espíritu, ayúdanos a ser luz con el testimonio de comunidad, de servicio, de fe viva y generosa, de justicia y de amor a los pobres, para que la alegría del Evangelio llegue hasta los confines del mundo y ninguna periferia quede privada de su luz.
Madre del Evangelio vivo, manantial de alegría para los más pequeños, ruega por nosotros.