Hoy es el día…

“Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho;
los obstáculos más grandes del camino, nuestras propias indecisiones;
nuestro enemigo más fuerte, el miedo a los poderosos y a nosotros mismos;
la cosa más fácil, equivocarnos una y mil veces;
las más destructivas, el egoísmo, la mentira, los sentimientos de posesión y nuestro individualismo;
nuestras peores derrotas, el desaliento, el temor a no tener el valor de atrevernos y la ausencia de un compromiso verdadero con las angustias y los anhelos de nuestros semejantes, sobre todo con los más desamparados;
nuestros defectos más peligrosos, la soberbia y el rencor;
nuestras sensaciones más gratas, la buena conciencia, los esfuerzos por ser mejores, aunque sin querer ser perfectos;
y sobre todo, nuestra disposición para hacer el bien, tal cual, combatiendo sin desmayo cada una de las injusticias de toda jornada, donde quiera que estén”.
Sigue leyendo

Las cosas

No les pido a las cosas que sean más que cosas.
No le pido a la rama que sea más que rama.
No espero que la llama arda más que la llama.
No sueño que las rosas parezcan más que rosas.
No les pido a las frutas que sean milagrosas.
No exijo al sol el oro de su fama.
No ansío que florezca diamantes la retama.
Siendo más, no serán más hermosas.
Sea fiel así misma la manzana
y sea el viento, viento consecuente.
No le preocupe al campo ser barbecho.
Sea la neve solitaria y cana.
Bástale al agua con ser transparente.
Dios, con ser Dios, lo halló todo bien hecho. Sigue leyendo

Todo lo espiritual es sencillo

Interesante articulo de Pablo d’Ors (sacerdote y escritor) que apareció en el nº 2.940 de Vida Nueva

1. De un modo u otro, todos buscamos a Dios: esta es una de las tres o cuatro convicciones pastorales a las que he llegado tras casi veinticinco años como sacerdote. No todos lo buscamos de la misma manera, eso es evidente, como lo es que hay muchos que ni siquiera saben que es a Él a quien están buscando. Pero tras cualquiera aspiración de plenitud o felicidad, late siempre el propio Dios, discreta y anónimamente. Sigue leyendo